jueves, 31 de mayo de 2012

Mírame...





Mírame,
no te muevas.

Así,
que te vea bien.

Ahora, arrodilla tu boca
hasta pronunciar mi nombre.

Olvida quién fuiste.

A partir de hoy,
debes saber que sólo
existes en mis ojos.